Durante su estancia en Bulgaria, la visita a la capital, Sofía, es imprescindible, por lo que le presentamos una lista de 10 lugares que debe visitar.

Catedral de Alejandro Nevsky :

Es el lugar religioso más importante de Sofía y un símbolo de la capital. La catedral está dedicada al héroe ruso Nevsky en agradecimiento a la intervención rusa durante la lucha contra el dominio turco.

Construida entre 1898 y 1912 en estilo neobizantino, es la mayor iglesia ortodoxa del mundo, sólo superada por San Sava en Belgrado.

Vía Pirotska:

El centro de Sofía es fácil de recorrer a pie o en transporte público y ofrece muchas tiendas, restaurantes y actividades divertidas. Si le apetece ir de compras sin gastar una fortuna, la calle Pirotska es una de las más populares de la ciudad y es fácilmente accesible en tranvía, metro o trolebús.

La estatua de Santa Sofía:

No es un monumento excepcional, pero merece la pena visitarlo por su singular historia: es una estatua a medio camino entre una actriz sobreactuada y una estatua griega. Pero eso no es lo importante: es que tras la caída del comunismo, para volver a poner de moda los símbolos cristianos, derribaron la estatua de Lenin y pusieron esta estatua en el pedestal.

El Museo Arqueológico Nacional de Sofía:

Merece la pena visitar este museo por dos razones: en primer lugar, porque se encuentra en la que fue la mayor mezquita de Sofía. En segundo lugar, porque contiene dos tesoros que dan testimonio de la historia y la cultura de este gran pueblo: Vulchitrun Lukovit y Nikolayev.

Kvadrat 500:

Un museo de 2015 que reúne las mejores piezas de la Galería Nacional y de la antigua Galería Nacional de Arte Extranjero.

Hay 2.000 obras de los artistas búlgaros y extranjeros más representativos de todos los continentes: todos están representados, con especial atención a la India, Japón y África.

Monte Vitosha:

La cordillera se encuentra a 23 kilómetros al sureste de Sofía. En invierno es una popular estación de esquí, mientras que en verano es un destino para excursionistas y turistas que buscan un descanso de la ciudad.

Iglesia de Santa Sofía:

En la misma plaza que la catedral, justo enfrente, es la iglesia más antigua de Sofía después de la Rotonda de San Jorge (véase el punto 8) y es el lugar que da nombre a la ciudad. Las excavaciones arqueológicas han establecido que la iglesia de Santa Sofía se construyó en el siglo IV sobre los restos de varias iglesias anteriores y la necrópolis de la ciudad de Serdica (Sofía romana).

La Rotonda de San Jorge (Sveti Georgi):

Una pequeña iglesia redonda de apenas 10 metros de diámetro. Pequeña joya construida en el siglo III como templo pagano, fue transformada casi inmediatamente en iglesia y hoy es una especie de maravilla rodeada por el hormigón de un gran edificio que alberga el Hotel Balkan, la Presidencia de la República y el Ministerio del Interior.

Baños municipales:

Parte del Museo de Historia Regional de Sofía, los baños se encuentran en un colorido edificio neobizantino construido a principios del siglo XX. El establecimiento estuvo en funcionamiento hasta 1986 y antaño ofrecía a los habitantes de la ciudad piscinas, saunas y salas de masajes y otros tratamientos.

Hoy en día, el balneario se ha transformado en un museo y está rodeado de un hermoso parque abierto al público.

El barrio de Vitosha:

Sofía es famosa por su vida nocturna y el mejor lugar para sumergirse en la vida nocturna búlgara es el barrio de Vitosha, repleto de bares y discotecas donde se puede trasnochar. La ciudad también ofrece una amplia gama de clubes únicos. El bulevar Vitosha es también el corazón de las compras de lujo en Sofía, donde se pueden encontrar las mejores marcas del mundo.

¿Quieres ir a Sofía? ¡Genial! A continuación, haga clic aquí para ir a Bulgaria a realizar sus prácticas.